Desde 1976 defendiendo los valores de la agricultura y la ganadería
Vitoria-Gasteiz
www.uaga.eus
Tolosa
Iruñea
Azpeitia
Tutera
Lizarra
Agricultura
Noticias EHNE
ACTUALIDAD AGRICULTURA
La recogida de espárrago requiere de mano de obra especializada

Ante el cierre de la hostelería, se ha incrementado su comercialización mediante venta directa al consumidor

Esta campaña se han incorporado dos empresas conserveras más y un comercializador en fresco

Pese a tratarse de un producto de gran calidad, con enormes posibilidades culinarias y cuyo consumo se viene promoviendo mediante campañas publicitarias, lo cierto es que cada año es menor la superficie que se destina al cultivo de Espárrago de Navarra. En concreto, aunque a lo largo de la presente campaña se han realizado algunas nuevas plantaciones, se estima que el número de hectáreas dedicadas a esta planta comestible de tanto arraigo en Nafarroa ha descendido con respecto al año anterior.

Algunas de las razones que explican esta bajada se encuentran en que la plantación es cara y hay que esperar al tercer año para que pueda entrar en plena producción, ya que durante el segundo se puede recoger producto durante un periodo de quince días, pero ello no suele compensar la inversión necesaria en plástico y mano de obra. Precisamente, encontrar trabajadores especializados para la labor de recogida es otro de los problemas. A ello hay que unir la reciente prohibición de ciertos fitosanitarios que eran efectivos frente a varias plagas y que no disponen de sustitutos eficaces.

Abril más caluroso En lo que se refiere al ritmo de recolección de la presente temporada, las poco habituales cálidas temperaturas del mes de abril posibilitaron un cierto adelanto y un buen calibre de los frutos. Una situación que varió con la llegada de un mayo más frío de lo tradicional, lo que redujo la producción, si bien la campaña se está desarrollando dentro de unas buenas condiciones.

En cuanto a la comercialización, el año pasado el inicio de la temporada coincidió con el cierre de la hostelería como consecuencia de la pandemia, lo que provocó que gran parte de los espárragos en fresco de mayor calidad y coste se tuviera que destinar obligatoriamente a conserva. También algunos operadores abrieron nuevos canales de venta directamente al consumidor, una modalidad que se ha mantenido a lo largo de la presente campaña, a la espera de la reapertura de la hostelería. En cuanto al fruto denominado de segunda -de aspecto irregular o con las yemas abiertas-, que no es aceptado en las conserveras, sí que se ha podido comercializar en los puntos de venta habituales, pero en determinados momentos se ha producido un exceso de oferta que ha provocado un descenso importante de los precios.