Desde 1976 defendiendo los valores de la agricultura y la ganadería
Vitoria-Gasteiz
www.uaga.eus
Tolosa
Iruñea
Azpeitia
Tutera
Lizarra
Medio ambiente
Noticias EHNE
ACTUALIDAD Medio Ambiente
El problema no son las energías renovables, sino la interesada planificación que se pretende con ellas

Apropósito de la reciente fiebre por instalar plantas de energías renovables a costa incluso de ocupar suelo fértil y con claros intereses puramente económicos, Ardatza ha hablado con la asociación Sustrai, que lleva más de una década trabajando para dar respuestas jurídico-técnicas a proyectos que no responden a una utilidad social equilibrada ni a la sostenibilidad medioambiental.

¿Cómo y por qué se constituyó Sustrai Erakuntza?

Nos constituimos legalmente en 2009, pero dos años antes ya estábamos un grupo de militantes navarras de los movimientos anti-tav, por el tren público y social y en contra de las centrales térmicas en Castejón, diseñando y construyendo lo que es Sustrai. Se constituyó legalmente como Fundación por la necesidad de dar apoyo jurídico y técnico ante las necesidades en Navarra del movimiento popular, para apoyar su lucha contra el modelo desarrollista, depredador y consumista que son los proyectos sobre el territorio que impone el capitalismo.

¿Cuál es la metología de trabajo de vuestra Fundación?

Hay un Patronato que dirige la Fundación, que trabaja a su vez junto con decenas de sustraikides que con sus aportaciones económicas y trabajo militante desarrollamos nuestra labor. No tenemos ni oficina física ni personas liberadas. Los ingresos de las sustraikides y de algunos pequeños ayuntamientos y una mancomunidad que nos apoyan, van en más de un 90% a cubrir los gastos de los trabajos técnicos y jurídicos que desarrollamos desde Sustrai.

 ¿Qué valoración realizáis del algo más de una década de funcionamiento?

Que estamos siendo desgraciadamente necesarias desde hace 12 años. Somos una herramienta útil para apoyar a los pequeños grupos que surgen en la defensa de nuestra tierra, nuestro aire y nuestra agua frente a los gobiernos ecocidas que sufrimos.

De un tiempo a esta parte ha surgido un boom de las renovables, que afecta directamente a muchas tierras fértiles de cultivo. ¿Por qué ese interés en ocupar este tipo de suelos?

La sociedad consumista en la que vivimos necesita cada vez mas energía, y los combustibles fósiles están creando un gran problema climático, a la vez que se van agotando. Ante esta tesitura, los poderes económicos y políticos pretenden instalar grandes infraestructuras para captar energía eólica y solar, pretendiendo con ello solventar todos esos problemas. Es una pretensión que difícilmente se va a lograr, dada la ingente cantidad de energía que consumimos, pero que va a traer otros graves problemas asociados: la pérdida de suelo fértil que citas, pérdida de ecosistemas naturales, grandes mortandades de aves y otros animales, y muchos otros. Y en el fondo de esta pretensión, no está realmente solucionar ningún problema, sino continuar con el enriquecimiento del Capital, y mantener el insostenible sistema capitalista en el que vivimos.

¿Cuál es el papel de las grandes empresas de energía en estos planes y qué está haciendo la administración ante sus actuaciones?

Las empresas buscan maximizar sus beneficios, pasando por encima de todo: el medio ambiente, la alimentación, la vida en el entorno rural, y lo que sea. Y las administraciones les dejan hacer, en lugar de planificar realmente lo que se necesita y donde se necesita. De este modo, los diferentes gobiernos no cumplen su labor. Se limitan a establecer unos datos genéricos de necesidades de reducción de Gases de Efecto Invernadero, y de instalación de energía renovable. Pero en ningún momento establecen, por ejemplo, cómo se va a producir la transición de los combustibles fósiles a las renovables en los diferentes sectores, qué modelo de energía renovable se puede instalar, cuáles son los lugares adecuados para ello, etc. Están haciendo una dejación terrible en su función de planificación, y esto nos va a traer graves problemas de todo tipo en el corto y medio plazo.

¿Cómo podemos adaptar el sistema energético actual a la realidad que se nos presentará en breve? ¿Qué papel podemos jugar ahí las y los baserritarras?

El mundo debe de hacer un cambio radical en su sistema de utilizar la energía, lo cual tiene implicaciones en todos los sectores, y no solo las actividades que tienen un consumo directo de energía, sino también en las que consumen todo tipo de productos, y en otros aspectos como el uso del suelo. De este modo en todos los sectores, y también en el agrícola, se debe dar una transición lo más rápidamente posible a manejos que reduzcan drásticamente el consumo energético, y lo que quede sean energías renovables. En el sector agroganadero se requerirá, por lo tanto, ir tendiendo a la agricultura ecológica, sin fertilizantes ni pesticidas sintéticos, que se fabrican mayoritariamente con combustibles fósiles; y a la ganadería extensiva. Se buscará la disminución del empleo de maquinaria y se orientarán los cultivos a un mercado cada vez más local. El mundo rural, además, ha de apostar por las pequeñas instalaciones de energías renovables distribuidas, sobre todo la solar fotovoltaica en tejados, y quizás también la minihidráulica y pequeños aerogeneradores.

El gran macroproyecto estrella del desarrollismo a cualquier coste es el TAV. Últimamente, se está poniendo en tela de juicio incluso por organismos institucionales, pero ¿cuál es su situación a día de hoy?

Que lentamente se siguen las obras y las políticas de hechos consumados para consolidar un trazado innecesario, ruinoso y destructor del medio rural y natural en Navarra y en otros herrialdes. No ha existido ningún gobierno, ni lo hay ni en Euskalherria, ni en el Estado español, que defienda el ferrocarril como servicio público. El TAV es la privatización del dinero público en beneficio de las élites económicas y los políticos corruptos. Medioambiental-mente es insostenible, socialmente es depredador de recursos públicos y económicamente es ruinoso. Para colmo, el TAV no soluciona los problemas de movilidad y transporte de personas y mercancías, más bien al contrario.

Otro monstruo, en este caso hídrico, que está colapsando el presupuesto destinado a agricultura y ganadería es el Canal de Navarra. En 2012, Sustrai vehiculizó un informe que hablaba de la baja rentabilidad de su Primera Fase. ¿Sigue vigente esta misma conclusión?

El Canal de Navarra es otra infraestructura que va justo en dirección contraria a las necesidades del planeta. Tanto los embalses como los terrenos de regadío aumentan las emisiones de Gases de Efecto Invernadero. Y la construcción de grandes fincas de regadío lo que está provocando en Navarra es el aumento de la concentración de la tierra en pocas manos y su cultivo mecanizado a gran escala. En cuanto a la rentabilidad económica del Canal de Navarra, después de más de 8 años desde que Charo Brinquís escribió su informe, los datos apenas han variado. La rentabilidad es muy escasa, lo que ocurre es que, entre todos los navarros y navarras, estamos financiando los beneficios de las grandes empresas del agronegocio que se aprovechan de esa infraestructura.

La consejera de Desarrollo Rural aseguró a Ardatza hace un mes que el proyecto de Aroztegia era compatible con el sector agrario de Baztan, pero ganaderos y agricultores de la zona se oponen abiertamente a él. ¿Cómo se ve desde Sustrai Erakuntza?

El proyecto de Aroztegia es tan incompatible con el medio rural y el medio ambiente para Baztan y sus habitantes y modos de vida, como la incompetencia de una Consejería que sólo se dedica a la propaganda, la mentira y el apoyo por acción u omisión del capitalismo "verde" y los negocios sucios y especuladores de los de siempre.

¿Conoce realmente la sociedad las amenazas que suponen todo este tipo de macroinfraestructuras, urbanísticas, viarias y de energía, para su futuro en general y para el sector agrario en particular?

Más de lo que parece. Está habiendo movilizaciones en defensa del medio rural y el medioambiente en todos los puntos de nuestra geografía. La mayoría de los medios de comunicación están más vinculados a la defensa subjetiva del capital privado y los gobiernos afines, que a la denuncia de la propaganda y las mentiras del falso progreso que dicen representar los promotores de dichas infraestructuras.

¿Cómo podemos concienciar a la sociedad de la necesidad que supone preservar la tierra agraria?

Creemos que es importante que la ciudadanía conozca la gravedad del Cambio Climático y lo que este supone para la agricultura. Y también se ha de hacer patente la destrucción de tierras agrarias que suponen algunos proyectos de energías renovables, pero también ciertos manejos del suelo. La agricultura industrial empobrece el suelo y solo puede mantener su producción a base de grandes cantidades de fertilizantes químicos, producidos con combustibles fósiles. Todos estos diferentes aspectos de la misma problemática han de ser puestos encima de la mesa para conocimiento de la sociedad. Y buscar modos de “darles la vuelta”. Uno de ellos, que implica a toda la sociedad, es el reciclaje de la materia orgánica de los residuos, la producción de compost y su uso en los suelos agrícolas. Ese es un buen comienzo para la concienciación de todo el mundo. La realidad es que no comemos coches, ni de combustión ni eléctricos. La apuesta y el apoyo al sector primario es prioritaria y estratégica para un presente y un futuro que garantice la vida a todas las personas y pueblos.

¿De qué modo va a afectar la postpandemia a todo este tipo de proyectos?

El capitalismo está en una fase de colapso y, si no cambiamos el modelo, el sufrimiento va a llegar a este Occidente enriquecido con el empobrecimiento de otras regiones del mundo. Hay alternativas que pasan por el reparto de la riqueza, del trabajo, el decrecimiento y cambio de modelos de consumo, la nacionalización y socialización de sectores estratégicos, como son la energía, el transporte, las telecomunicaciones y las finanzas. Hay que descentralizar y desconcentrar la economía, hay que superar el capitalismo.

Vuestro funcionamiento se centra en Nafarroa, pero ¿mantenéis contacto con otras organizaciones que desempeñan similar trabajo en el resto de Euskal Herria?

Mantenemos contacto y siempre que podemos en la medida de nuestras posibilidades y modestos recursos, ayudamos a otras compañeras con nuestra experiencia y trabajo. Ojalá existiera un Sustrai en cada herrialde. Nos hablan de capitalismo verde. ¿No es un gran contrasentido? El capitalismo, como el mercado, tiene todos los colores porque juega a crear "leyes trampa" de oferta y demanda. El capitalismo verde es una propaganda de continuas mentiras. No hay futuro con el crecimiento infinito, vivimos en un planeta finito. El verde es un color más, si no va acompañado de los colores de la igualdad de género, el reparto del trabajo y la riqueza, y una planificación democrática del modelo, respetando los límites finitos y físicos de nuestro planeta y revirtiendo los modelos económicos desarrollados e impuestos por el gran capital.