1976tik nekazaritzaren eta abeltzaintzaren balioak defendatzen
Vitoria-Gasteiz
www.uaga.eus
Tolosa
Iruñea
Azpeitia
Tutera
Lizarra
Herria
Berriak EHNE
AZKENAK HERRIA

La Vía Campesina ha publicado el informe anual de 2020: “Ha sido uno de los años más desafiantes del último medio siglo. Nadie predijo que,(...), el mundo se iba a enfrentar a una pandemia que detendría la vida tal cual la conocíamos. (...) Más de 80 millones de personas infectadas y casi 2 millones de fallecidas.

A finales de año, el COVID-19 se convertía en clara muestra de crisis existencial de la humanidad. Las personas pobres han sido con diferencia las más afectadas, con gran desproporción. La pandemia ha expuesto las injusticias cometidas contra las personas campesinas, contra las jornaleras y contra las personas pobres por todo el mundo. La negligencia y la insensibilidad que azotan a estos sectores han sido y siguen siendo atroces. Durante décadas, la sociedad hiperindustrializada desarrollada al calor de los núcleos urbanos ha denegado a las personas trabajadoras su derecho a trabajar más cerca de su hogar y contar con alimentos suficientes.

Las personas trabajadoras urbanas y migrantes, la mano de obra barata de esta sociedad, tuvieron que hacer miles de kilómetros a pie para volver a casa porque muchos negocios y fábricas en el mundo han tenido que cerrar a causa de las restricciones y otras medidas impuestas por los gobiernos. No obstante, las grandes corporaciones han seguido operando, y expusieron a muchas de sus trabajadoras al contagio; por ejemplo, los grandes mataderos de EE.UU, de Alemania y de otros países europeos.

Las personas trabajadoras migrantes siguieron trabajando en grandes explotaciones agrícolas de EU y en los EE.UU sin una protección adecuada y muchas se contagiaron. ¿Por qué deberían las personas trabajadoras seguir confiando en el sistema?”